jueves, 16 de enero de 2014

Nada de derribar casas: el Banco Malo quiere terminar la construcción de 3.000 viviendas.

Se llegó a especular sobre los planes de la Sareb –la sociedad encargada de dar salida a los activos inmobiliarios de la banca rescatada– para demoler viviendas. 

Ahora el banco malo que preside Belén Romana quiere terminar las casas que con la crisis del ladrillo quedaron a medio hacer, acabar su construcción para "venderlas mejor". 

La Sareb prevé terminar este año la construcción de unas 3.000 viviendas tras haber concluido la venta de miles de inmuebles a inversores.

Está dispuesto a invertir 100 millones para iniciar las obras antes del verano y tratar de finiquitar en 2014 estas promociones, a las que de media les queda apenas un 20% de trabajo para estar terminadas. 

Están principalmente en Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Madrid y Castilla y León

Seis de cada diez de las promociones de viviendas seleccionadas están avanzadas ya al 95%, y la sociedad ha detectado "buenas perspectivas" de comercialización para todos estos inmuebles.

20minutos.es


No hay comentarios :

Publicar un comentario